Infusiones en el embarazo

Embarazo

imagesm

Es muy común el uso de infusiones o hierbas medicinales, sobre todo aquellas que se usan para favorecer la digestión o calmar los nervios.

Durante el embarazo se huye del uso de los medicamentos tradicionales pero hay cierta inocencia en torno a las hierbas, sobre todo en infusión.

Es importante recordar que:

-Los medicamentos habituales están formados por principios activos que en muchas ocasiones se extraen de hierbas.

-Los controles por los que pasa un medicamento establece la dosis segura, no tóxica de dichas hierbas.

-El consumo en infusiones hace que no se pueda saber la cantidad que se está ingiriendo o la concentración.

Cierto es que harían falta dosis elevadas y muy concentradas de las hierbas para causar daño. Así que si sueles hacerte infusiones tranquila que no cunda el pánico.

Entre algunas de las hierbas/infusiones sobre las que hay estudios que no recomiendan su ingesta en el embarazo están:

Equinácea: puede producir desórdenes autoinmunes, toxicidad en el hígado.

Hierba de San Juan: en animales ha demostrado provocar contracciones.

Anís: en mujeres epiléticas puede favorecer las convulsiones, tiene actividad estrogénica.

Hierbas/ Infusiones que se podrían tomar con un uso moderado:

Poleo: puede producir toxicidad en el hígado de la embarazada. Una infusión de manera esporádica podría realizarse.

Lino: actividad estrogénica. Una cucharadita en el yogur podría tomarse, no más de esa cantidad.

Tila: puede potenciar la acción de otros fármacos como las benzodiacepinas, antihistamínicos.

Valerianano ha demostrado efectos adversos en animales pero hay pocos estudios en humanos.

Esto son algunos ejemplos… en conclusión… hay que tener un poco de respeto a los productos naturales.

Durante el embarazo se pueden tomar hierbas o infusiones comunes pero no demasiado concentradas ni muy a menudo.

Una recomendaciones que han demostrado ser seguras para las embarazadas:

Jengibre: infusión para aliviar los gases y/o las náuseas.

Salvado de avena: una cucharadita en el yogur para mejorar el estreñimiento.

Anuncios

Esterilidad e infertilidad ¿ Existen diferencias?

Salud sexual y reproductiva

El siglo XXI, una época llena de cambios donde se comienza a escuchar con más fuerza que nunca las palabras esterilidad e infertilidad.

infertilidad-sin-causa-fisica

Es un época diferente, donde la mujer ha salido de casa y se ha incorporado al mundo laboral, donde por desgracia la crisis invade la mayoría de los hogares y el posponer la maternidad/ paternidad a cambio de un trabajo “estable “es algo más que evidente, donde el estilo de vida de los jóvenes es completamente diferente a lo que había antes y además, debemos sumarle el estrés y la falta de tiempo que nos domina día a día. Por todo ello y por más motivos, estos conceptos cada vez son más habituales en nuestro vocabulario.

Cuando al fin os decidís y os armáis de valor, en ocasiones no es tan fácil como algunos hacen creer. Hay algo que no va bien y la presión social en ocasiones puede llegar a complicar todavía más la situación. Lo ideal en estos casos sería llevar unas orejeras que nos aislaran de los comentarios que nos perjudican pero por desgracia no es posible.

images (3)

Por suerte, temas que antes se consideraban tabú ya comienzan a escucharse en los cafés, en las puertas de los colegios, en los anuncios de televisión… Y las parejas van perdiendo el miedo a pedir ayuda o consejo, ya se va “normalizando “dentro de nuestra sociedad, y es más fácil saber donde acudir.

En España, los problemas de esterilidad y fertilidad, afecta a 1 de cada 6 parejas en edad reproductiva, lo que equivale a un 15 % de la población joven. Vamos a comenzar por definir algunos conceptos básicos que es importante tener claros antes de plantearnos si debemos acudir a un especialista.

sperm234
Esterilidad: Incapacidad para lograr gestación tras un año de relaciones sexuales sin uso de anticonceptivos.
Infertilidad: Incapacidad para generar gestaciones capaces de evolucionar hasta la viabilidad fetal. En este concepto se engloba situaciones como abortos de repetición, parto prematuro, etc.

Si se ha logrado en algún momento gestación y el problema llega al intentar lograr una segunda gestación, hablaremos de esterilidad secundaria. Los períodos anteriormente citados deben acortarse cuando la mujer tenga entre 35 y 40 años, edades en las cuales la fertilidad esta disminuida.

El principal factor causal de estos problemas es la edad avanzada de la mujer pero entre el 25 al 35% es a causa del hombre. De todas formas todo diagnóstico se debe hacer de forma individual y el generalizar con lo que le ocurre a la mayoría no nos sirve de nada en estos casos (alteraciones en la calidad seminal, obstrucción tubárica, problemas de ansiedad, endometriosis, etc.)

También existe la denominada esterilidad combinada, donde tanto el hombre como la mujer pueden ser estériles y las dificultades reproductivas se manifiesten al combinarse ambos o por otro lado que la causa sea inmunológico o genética donde las personas por separado sean fértiles pero al combinarse ambas dos no sean capaces de concebir. Además, existe un 10 % de casos de esterilidad donde la causa es desconocida.

Prueba-embarazo_MUJIMA20100414_0036_40
Si tenéis dudas o creéis que vuestra relación esta en alguno de los puntos anteriores, pedir cita en la consulta de Planificación familiar de vuestro centro de salud o con el especialista de confianza. Nos encargaremos de resolver todas vuestras dudas y tramitar todo lo necesario para intentar cumplir vuestro sueño de ser padres.