¿Y si la lactancia materna no es mi opción?…

Lactancia, Postparto, Recién nacido

Los beneficios de la lactancia materna están más que demostrados, para el bebé y para la madre y creo que los profesionales sanitarios, en concreto las matronas, hacemos bastante bien nuestro trabajo de informar a las futuras madres de todos ellos.

Esto lo tenemos claro, pero ¿qué pasa con las madres que están informadas pero por motivos X o Y o por problemas W o Z o simplemente porque no quieren o no les apetece no optan por la lactancia materna o la intentan iniciar (muchas veces presionadas por los profesionales sanitarios) pero a los pocos días la abandonan?

No es la primera vez que me encuentro en la consulta a una mamá hecha un mar de lágrimas, porque no sómllo no se siente apoyada por los profesionales sanitarios, por el hecho de estar dando lactancia artificial a su hij@, sino que se siente juzgada y muchas veces le han transmitido la impresión de que no es todo lo “buena madre” que su hij@ merece.

Estas mujeres se encuentran en un período de adaptación a la maternidad, de cambios hormonales, de cansancio…y cualquier comentario que ponga en duda su capacidad como madre cala en ellas de manera muy honda.

Y yo me pregunto… ¿Qué derecho tenemos de hacer sentir así a una madre porque su opción no es la que tú hubieras elegido o sí, pero lo hace de una manera distinta a la que tú consideras mejor?

En mi opinión, no tenemos ningún derecho. Yo al menos no quiero ser ese tipo de profesional.

Prefiero preocuparme de que esa madre esté bien informada y sepa cómo alimentar bien a su bebé y cómo fomentar el vínculo entre madre-hij@ (que con biberón también se puede, sí señor).

Las cosas que me gusta decirles respecto al vínculo madre-hijo, por ejemplo, es que por el hecho de que su bebé vaya a ser alimentado con biberón no significa que no necesite crear esa relación especial con su mamá. Ese bebé ha estado 9 meses en la barriga de su madre y es su principal referente cuando llega a este mundo. En caso que no sea posible, lo hará el papá/pareja.

Para crear este vínculo es importante que la/él principal protagonista en alimentar al bebé sea la madre/padre (no significa que nadie más le dé un biberón, pero es importante que el niñ@ no vaya de brazo en brazo en cada toma). Para reforzar este vínculo se recomienda seguir ciertos rituales, como pueden ser:

-Coge a tu bebé en brazos para alimentarlo.

-Busca el contacto visual entre ambos durante la toma, que tu peque sienta que estás ahí para él/ella.

-Cambial@ de brazo en cada toma.

-Dedica unos minutillos antes y después de terminar el biberón para acariciarlo y dedicarle unas palabritas de cariño.

Sobre este tema podéis encontrar mucha información leyendo a la Dra.Ibone Olza.
https://iboneolza.wordpress.com/2012/08/02/dar-el-biberon-como-si-fuera-el-pecho/

Para la preparación de los biberones hay ciertas normas de higiene y manipulación importantes que se deben saber:

-Siempre lávate bien las manos y la superficie donde vayas a preparar el biberón.

-Antes de la primera toma se recomienda hervir el biberón y la tetina.

En los usos posteriores con un buen lavado con agua caliente y jabón (fijándote en que no quedan restos de leche) y secarlo bien es suficiente. Si te da más tranquilidad puedes hervirlo 1 vez a la semana pero no se recomienda hervir constantemente los utensilios del bebé, para que vaya teniendo contacto con los gérmenes que forman parte de nuestro día a día.

-La cantidad de leche que debe tomar el bebé se calcula en función del peso, así que será el pediatra el que te vaya guiando en cuanto debes darle en cada toma.

Pero hay una regla básica para estar segura que estás preparando bien los biberones, ya que, es muy importante este punto para evitar posibles deshidrataciones en el bebé:

POR CADA 30 CC DE AGUA SE PONDRÁ UN CACITO RASO DE LECHE

-El agua es preferible que sea agua mineral (embotellada), tanto si es así como si es del grifo se recomienda hervirla durante 1 minuto. Dejándola enfriar después no más de 30 minutos.

-No se recomienda calentar el agua en el microondas por riesgo de quemadura, ya que, no calienta de manera homogénea.

-Primero pondremos el agua y luego añadiremos la leche, tras juntarlo todo podéis ver que quizá sea un poquito más de la cantidad, no pasa nada.hj

-Si vas a salir de casa unas horas es mejor que no lleves el biberón ya reconstituido, es preferible que lleves el agua caliente y aparte los polvos para mezclarlos justo antes de dárselo al bebé.

La leche artificial no es estéril y si está caliente es un excelente caldo de cultivo para bacterias que podrían poner enfermo al peque.
http://www.who.int/foodsafety/publications/micro/PIF_Bottle_sp.pdf
http://enfamilia.aeped.es/vida-sana/preparando-biberon
https://www.aeped.es/sites/default/files/anales/44-5-32.pdf

Sobre todo… disfruta de la crianza y ¡enhorabuena nueva familia!

Patricia Picó.
Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología (Matrona).
Enfermera Especialista en Pediatría.
Núm. Colegiado 10.870
Anuncios

Anticonceptivos durante la lactancia

Lactancia, Postparto, Salud sexual y reproductiva

images padr

Después de tener un bebé cabe plantearse la utilización de un método anticonceptivo, bien para evitar un nuevo embarazo en un tiempo prudencial si deseáis tener otro hij@ o bien para evitar el embarazo si no queréis tener más descendencia.
El período que debéis dejar transcurrir desde que nace el bebé hasta que iniciéis las relaciones sexuales va a depender del estado de la madre, aunque es recomendable respetar los 40 días posteriores al parto para favorecer la recuperación física de la mujer.
Desde que se reinician las relaciones sexuales es aconsejable usar protección, ya que, aunque no tengas la regla puedes ovular y es posible quedarse embarazada en esos mismos 40 días que hablábamos.
Si has optado por la lactancia materna existen métodos anticonceptivos compatibles con ella.
Uno de ellos es la misma lactancia materna (método MELA), al amamantar los niveles de prolactina en la madre están elevados lo que impide que aumenten las hormonas de la ovulación. Pero para utilizar este método debes ser muy rigurosa y cumplir escrupulosamente las siguientes condiciones:
1.-Debes alimentar a tu bebé con lactancia materna exclusiva, sin agua, infusiones etc. SÓLO TETA.
2.-NO deben pasar MÁS de 3 horas ENTRE TOMAS.
3.-Debes dar como mínimo 1 TOMA a lo largo de la NOCHE para impedir que la prolactina en sangre descienda.
Este método dejará de ser fiable aunque se sigan estas condiciones si tienes algún tipo de sangrado (aunque sea escaso) y/o hayan pasado 6 meses del parto.
Otro método compatible son los anticonceptivos que sólo contienen gestágenos, dentro de estos existen 2 formas de presentación:
Pastillas anticonceptivas:
Se diferencian de las otras pastillas no compatibles con la lactancia en su forma de administración. Se debe tomar 1 pastilla al día todos los días.
No hay descanso por tanto en el que cual tendrás la regla como ocurre con las otras que puede que hayas tomado cuando no eras mamá.
Con estas pastillas puede ser tanto que no menstrues como que tengas un manchado continuo escaso, de color marrón (como los últimos días de la regla) de manera continua.
Implante subdérmico:p04
Consiste en una varilla que se coloca bajo de la piel en la cara interna del brazo con anestesia local.
Lleva la misma composición hormonal que las anteriores pastillas, por tanto la respuesta con respecto a la regla es exactamente la misma.
Depende del modelo que se use dura entre 3 y 5 años.

Y la última opción sería el DIU de cobre (no lleva carga hormonal) o DIU Mirena (misma carga hormonal que las pastillas y el implante), es un dispositivo que se coloca en la consulta del ginecólog@, se deja en el interior del útero dejando unos hilos que asoman por el cuello para facilitar su retirada. Se deja colocado unos 5 años.
La elección de uno u otro va a depender de tus características personales (días de duración de la regla, cantidad, dolor, existencia de miomas, etc)
Con el DIU de cobre, que es el más utilizado, es posible que aumente la cantidad y duración de la menstruación.p03
Estas serían las opciones de métodos anticonceptivos reversibles compatibles con la lactancia, ¿cual eliges?

Cómo volver al trabajo y no perder la lactancia

Lactancia

images (1)

Llega el momento de incorporarse al trabajo o simplemente los períodos en los cuales vais a tener que dejar a vuestro hijo al cuidado de otra persona. Sabemos que este momento de por si va a resultar algo duro y más cuando se está dando lactancia materna, suelen surgir dudas ¿podré continuar con lactancia materna exclusiva? ¿cómo puedo extraerme la leche? ¿ahora mi bebé estará bien alimentado?

Por esta razón vamos a repasar algunas nociones básicas de la extracción de leche materna, ya que, es completamente compatible con la incorporación a la rutina.

Se trata de una técnica para vaciar el pecho que imita la succión del bebé. Para ello hay que tener paciencia y cierto grado de entrenamiento.

Al principio podéis notar que esta técnica no es igual de efectiva que la succión del bebé, pero con el paso del tiempo lograréis unos resultados muy similares.

Antes de comenzar con la extracción es importante haber realizado un buen lavado de manos con agua y jabón para evitar la contaminación bacteriana. Para la limpieza del pecho y la areola es suficiente con la ducha diaria. Se desaconsejan los geles antibacterianos o las soluciones con alcohol que favorecen la desecación de la areola favoreciendo la aparición de grietas.

Recordemos que la leche materna no es estéril, tiene cierta cantidad de bacterias que viven en armonía y serán las que darán la inmunidad necesaria al bebé contra las enfermedades.

Los recipientes para su almacenaje así como los extractores empleados pueden ser lavados con agua y jabón y esterilizados 1 vez al día.

La gran parte de los lactantes necesitan mamar cada 2 o 3 horas, por lo que esa debería ser la frecuencia de la extracción y así evitar la incómoda congestión mamaria y asegurar la continuidad de la producción de leche. Podéis hacerlo  de forma manual (útil cuando la separación será de forma breve y puntual) o con un extractor mecánico o eléctrico (para separaciones más prolongadas).

Debéis buscar un lugar íntimo y tranquilo donde nadie os moleste y os sintáis cómodas, así como tener preparado el recipiente recolector listo para usar. Tanto si se va a extraer de forma manual como con sacaleches, es necesario preparar el pecho para que la eyección láctea sea más fácil.

Aplicar calor (seco o húmedo), realizar un masaje en forma de flor alrededor de la areola o el pezón o visualizar una foto del bebé (favorece la secreción de oxitocina estimulando el reflejo de eyección) ayudan a la salida de leche.

Extracción manual

Ésta es la técnica más usada. Es más laboriosa pero no necesita aparatos adicionales y puede ser empleada en cualquier lugar.

El procedimiento completo debe durar entre 20 – 30 minutos y si la producción de la leche ya está totalmente establecida utilizar los tiempos anteriores solo como guía. Como hemos dicho antes, hay que preparar los pechos con masajes hacia la zona del pezón (frotar suavemente a zona del pezón y la areola para producir la llamada de la leche).

extrac_leche_1

Para realizar la extracción debéis apretar a unos 3 cm desde la base del pezón (Primero apretar hacia la pared torácica y después comprimir el pecho entre el pulgar y los otros dedos). Es un movimiento hacia el pezón pero sin deslizar los dedos sobre la piel. Repetir estos movimientos de forma rítmica a una velocidad cómoda rotando la posición de la mano para apretar todos los cuadrantes. Y recordad,  nunca hay que estirar, aplastar o frotar el pecho.

extrac_leche_3extrac_leche_2Extracción mecánica

Existen 2 tipos de extractores: Los mecánicos o manuales y los eléctricos.

Los mecánicos se accionan a mano, con mecanismos como perilla o palanca. Son más baratos pero más lentos.

extrac_leche_4

 Los extractores eléctricos son más rápidos  pero necesitan estar conectados a la red eléctrica o a una batería.Los sistemas con extractores dobles permiten extraer la leche de ambos pechos al mismo tiempo. Así se puede recolectar más leche en menos tiempo. Se debe usar de 10 a 15 minutos.

extrac_leche_5

Lo más importante en un extractor sea eléctrico o mecánico es la copa y que sea capaz de realizar un vacío correcto simulando el movimiento de succión del bebé.

Además, hay que tener en cuenta que con el mecánico se deben realizar tracciones cortas y rápidas en el inicio y largas y uniformes cuando ya se obtiene leche, cosa que con el eléctrico lo que se debe aumentar es la fuerza de succión, siempre a un nivel que no resulte incómodo.

Más adelante continuaremos con más consejos sobre lactancia materna, como es la forma de conservar ésta leche que habéis extraído.

Os deseamos una feliz lactancia.